Al parecer, y por algún motivo que desconozco, una vida no está completa hasta uno no complete tres objetivos bastante peculiares: plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro.

Plantar un árbol:
Debo reconocer que la jardinería se me da fatal.
Para cuando creo que he conseguido acostumbrar a mis plantas a vivir sin beber… va y se mueren!
He llegado a pensar que algunas se suicidan con el único propósito de dejarme mal.

Tener un hijo:
Sin duda es el objetivo más interesante de los tres, aunque también podríamos decir que tiene un mérito bastante relativo y a menudo sobre valorado.

Todos conocemos más de un idiota a los que la maternidad / paternidad no les ha aportado nada positivo. Además, admitámoslo: no todos lo niños son tan ideales cuando crecen. Seguro que, igual que todos los demás, los srs. Hitler aburrían a amigos y familiares con anécdotas sobre lo listo que era el pequeño Adolf, lo grande que estaba para su edad y lo bien que pronunciaba “incineradora humana”, por citar sólo un ejemplo.

Escribir un libro:
Hasta no hace mucho, esto estaba reservado a gente con talento, gente sin talento pero con dinero suficiente para publicar su obra y a presentadoras de televisión que contrataban a un “negro” para que les escribiera un libro que luego firmaban ellas y por el que se llevaban el mérito y, por supuesto, el beneficio económico.

Sin embargo hoy cualquiera puede publicar un libro con sus fotos y textos e incluso vender copias.
Existen muchas compañías que proporcionan este servicio.
Puedes elegir una opción cercana a tu domicilio. Mediamarkt, Saturn, Carrefour, FotoPrix los ofrecen ya, o también puedes enviar tu libro por internet a una empresa especializada como la valenciana Hoffman o alguna en el extranjero.
Esta última es mi opción personal.

Make your own photo book with Blurb
Soy cliente (casi debería devir fan) de la empresa Blurb. Me gusta por que su precio es muy competitivo, pero sobre todo por que su acabado es muy profesional. Nada de cubiertas acolchadas con espuma o páginas gruesas como si fueran de un libro infantil (ambos son por cierto muy habituales en los productos que se venden en España).

Como muchas otras empresas, te facilitan un software (para PC y Mac) que corre en tu ordenador. Esto te da un control total sobre la personalización de tu libro. Tú eliges donde va cada imagen y que tamaño tendrá. Decides el estilo de cada página, color de fondo, tipo de letra, columnas de los textos, etc. Admiten incluso que uses tu propio trabajo en PDFlo que es muy útil para aquellos que usen programas profesionales de edición tipo Adobe InDesign.

Una vez terminado lo subes a su web y haces tu pedido.

Si quieres vender copias te dan herramientas para que integres tus libros en tu web y los promociones así:

Publicar sin imprimir: la alternativa ecológica… y gratuita!
Para aquellos que quieran distribuir su material impreso en formato digital (por ejemplo el catálogo de tu empresa), también existen diferentes opciones. Yo he usado y recomiendo Isuu que te permite de forma gratuita subir tus documentos a tu “librería personal”. Incluye una serie de herramientas para marketing digital que lo hacen una opción muy profesional. Desde poder decidir cuales quieres compartir, hasta el envío del link a tus listas de contactos, inserción en tu web o blog, servicio de estadísticas de descargas, posibilidad de incluir archivos adjuntos de audio, y un largo etcétera.

Opción todo en uno: libros impresos y también online
La opción de LuLu une las 2 anteriores en una sola web.
La ventaja es obvia, tú decides en cada caso que libro quieres publicar en papel y cual será sólamente para distribución digital.
Sin embargo existe una desventaja: la creación de tu libro se realiza a través de un proceso que ocurre enteramente online.
Esto te obliga a tener que escoger una de sus plantillas de diseño y te impide tener control sobre el aspecto final ya que las plantillas no son tan flexibles como en Blurb. Sin embargo he decidido mencionarla ya que cada uno tendrá diferentes necesidades y puede ser una alternativa interesante para ciertas personas. Además, y a diferencia de Blurb, la web de LuLu está disponible en español, lo que entiendo que puede ser un factor determinante para algunos.