Copyright: José DelgadoLa estrategia de Google en su campaña para hacerse con el dominio mundial de la información basada en geo-posicionamiento ha sido ir del “todo” al “detalle”: primero llegó Google Earth, después Google Maps y por último Google Street View, que es la herramienta dentro del Maps que nos permite ver imágenes reales tomadas a pie de calle por la mayoría de ciudades del mundo.

Pero para los exigentes criterios de calidad de la empresa de Mountain View (California), este trabajo de retratar el planeta al detalle (comparable sólo a la paciencia que tuvieron los chinos para levantar su muralla y crear sus ejércitos de terracota), no podía darse por completado ya que los automóviles que usan para el servicio Street View sólo pueden acceder por calles abiertas al tráfico (perdón por la obviedad!).

Empezaron miniaturizando el equipo hardware y pasaron de las furgonetas a utilitarios. El paso siguiente parecía bastante evidente:”¿y si lo hacemos todavía más pequeño y lo montamos en un vehículo que pase por donde no cabe un coche?”

Dicho y echo. Como puede verse en la foto (que tomé yo mismo hace una semana) Google dispone de unos triciclos equipados con todo el material necesario para captar imágenes de las zonas peatonales de las ciudades.

Lejos de responder a un capricho de la empresa (“lo hacemos por que la competencia no puede”) o parte de una campaña “verde” o de una política interna para mantener a sus empleados en forma, lo cierto es que en Europa el proyecto Street View se quedaba bastante cojo, pues muchas de las zonas más turísticas de las ciudades son peatonales.

Además, esta nueva herramienta les permite ampliar el enfoque del servicio y, como puedes ver en mi fotografía, en breve se podrán visitar todos los estadios de primera división de España teniendo la misma visión que tienen los futbolistas!

No es difícil dejar volar la imaginación y pensar que lograrán hacer el equipo tan portátil como para meterlo en una mochila y nos permitirán viajar virtualmente por los senderos de trekking más alucinantes del mundo.

Si el Dr. Livingstone levantara la cabeza!