NASA Spitzer Space TelescopeHace unas semanas escribí un post sobre el humor como instrumento al servicio de la publicidad: El humor vende… y si la canción es pegadiza más!

Debo admitir que la comedia es, con diferencia, mi género favorito, así que seguro que irán apareciendo en el futuro más ejemplos del uso del humor como herramienta en la comunicación.

Creo que como forma de lenguaje tiene un sin fin de valores interesantes y no es de extrañar que la industria lo utilice cada vez más (de eso trataba ese post).

En esta ocasión os traigo un ejemplo de como usar la comedia para explicar fenómenos científicos al público general de la mano ni más ni menos que de la NASA.

Esto además nos aporta una reflexión muy particular: tu trabajo puede ser muy serio, tu empresa puede dedicarse a temas muy complejos, tu personal puede estar altamente capacitado… pero eso no debería impedir que te acerques a tu público con un lenguaje que entiendan e incluso por encima de esto, con una actitud amigable y sencilla.

El vídeo que os he seleccionado forma parte de toda una serie de mini pelis de humor (puedes verlo debajo de estas líneas o aquí en su web original) está protagonizado por el actor Sean Astin, lanzado al estrellato en 1985 con pelis como The Goonies y que volvió a brillar 20 años después en The Lord Of The Rings.

Con toda la ironía del mundo y demostrando que para hacer reír hace falta saber reírse de uno mismo primero, Sean Astin se presta a hablar sobre el nacimiento y muerta de las estrellas… me parto!

🙂